Navigation Menu+

Vivimos #elfindeperfecto

Nov 26, 2013 por Igers Aragón | 0 comentarios

A partir de hoy cuando me pregunte algún amigo “¿Cuál sería tu fin de semana perfecto?” le podré decir que ya lo he vivido…

Y es que maravillarte con las impresionantes Vistas del Pantano de Bubal o la Peña Telera mientras paseas por el Bosque del Betato y el Barranco de Gorgol, poder disfrutar de un relajante spa, disfrutar de una gastronomía extraordinaria o practicar raquetas por pistas nevadas son para mí, ingredientes esenciales para mi fin de semana perfecto desde ya mismo.

Durante estos días hemos contado con los mejores anfitriones: todo el personal del Hotel El Privilegio de Tena, con especial mención a Anabel, Juan, Toño y Magali que no nos han dejado a sol ni a sombra y se han esmerado con pasión, en hacer que nos enamorásemos de Tramacastilla de Tena.

Nada más llegar ya nos estaban esperando las habitaciones personalizadas con nuestra foto y Nick en Instagram para que nadie se equivocase de puerta… nos pusimos nuestras botas y nos tiramos al monte. Disfrutamos de un maravilloso paseo y aunque el frio nos coloreaba las mejillas, el sol nos acompañó durante todo nuestro camino mientras Juan nos enseñaba algunas de las maravillas naturales que rodean la zona.

Semejante paseo nos abrió el apetito y a nuestra vuelta al Hotel nos estaba esperando un menú para entonar cuerpo y espíritu: una deliciosa crema de lentejas, unas tradicionales migas con tomate en crudo y un delicioso lechal tensino del que algunos dieron más que buena cuenta. Semejante comilona fue rematada por un Pastel de Santa Teresa y regada con un “Grullas de Paso”, un caldo sutil, redondo y delicioso de Bodegas Edra.

Si pensáis que tras la sobremesa tocaba siesta, estáis muy equivocados…  Magali nos estaba esperando con su eterna sonrisa para llevarnos de paseo por Tramacastilla y enseñarnos desde dónde sacar las mejores instantáneas, eso sí… fue un paseo algo fresquito y la única forma que tuvimos para entrar en calor fue, volver al Hotel y hacer el “enorme” esfuerzo de bajar al spa…

Sauna, Baño turco, ducha bitérmica, piscina de chorros jets… pero donde más la gozamos fue en el jacuzzi con esas impresionantes vistas al pueblo nevado… Una auténtica maravilla.

Ya relajados y casi flotando en algodones, Toño nos tenía preparada una estupenda cata de pacharanes, donde nos enseñó que es un auténtico maestro en la elaboración de este licor. Desde del tradicional pacharán hasta otros pacharanes aromatizados, como el de nuez moscada, todos estaban tremendos. Hablamos de vinos, bodegas, licores y destilados… y casi sin darnos cuenta llegamos a la cena…

¡Y vaya cena! Impresionante sorpresa la que nos había preparado nuestros anfitriones: Rafael Abadía, del Restaurante “Las Torres” de Huesca, vino ex proceso a prepararnos un auténtico festín… Los platos que desfilaron por nuestra mesa fueron ejemplo de técnica, gusto y el buen saber hacer de este restaurante, uno de los pocos que mantienen su Estrella Michelin desde hace más de 15 años.

Los platos que degustamos fueron, ensalada de cebolla roja, brandada de bacalao con calamar, crema de calabaza al romero, croqueta de cocido, ensalada de crudités con vinagreta de mostaza y arenques, langostino envuelto en pasta kataifi sobre carpaccio de gambas, un impresionante pollo campero con salsa chilindrón, manitas rellenas de butifarra y un combinado de postres a base de chocolate y sabores más refrescantes como el melón o el mojito y la menta.

Con la tripa llena y la cabeza llena de sensaciones maravillosas, nos fuimos a la cama porque al día siguiente nos esperaban más actividades…

Después de un sueño reparador y un desayuno que nos puso las pilas a tono, aprendimos a andar con raquetas por pistas heladas… pese a que al principio nos sentimos un tanto inseguros, pronto empezamos a dar nuestras primeras zancadas y a ver que aquello era de lo más divertido… El paseo nos llevó de nuevo a disfrutar de las maravillosas vistas del Valle de Tena y a poder apreciar el maravilloso tesoro natural del que cuenta la zona.

Si pensabais que tras las increíbles comidas del día anterior y al desayuno que habíamos tomado por la mañana, no íbamos a poder comer un bocado más, estáis muy equivocados… Teníais que ver las impresionantes tapas con las que nos agasajaron en el “Mesón Lavedan”, muy merecido ganador del concurso de tapas del Alto Gállego de este año…

Allí probamos el Aspic tricolor de bacalao con mermelada de tomate y jengibre, brandada de bacalao, gelatina de borraja y calamares frescos fritos; el canelón de corzo cremoso gratinado con parmesano y avellanas con sabayón de trompetas negras y humus; el crujiente de boletus, pato y queso de cabra envuelto en pasta wanton; unas esferas de ternasco con trigo frito, salsa de trufa y pan de aceitunas y por último, de postre, una impresionante torrija de pan de pueblo con intxaursalsa.

Y con esto, finalizó #elfindeperfecto… pasará mucho tiempo y no creo que olvidemos, el maravilloso trato que nos profesó el personal de Hotel Privilegio y a todos aquellos que colaboraron, para que nos sintiésemos los huéspedes más especiales del mundo.

Gracias, gracias y mil veces más gracias a todos…

@chafardeando

 

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *